EDUARDO SERRANO

En su producción más reciente los procesos naturales juegan un papel fundamental, puesto que la oxidación, el moho y el crecimiento orgánico son los medios a través de los cuales plasma sus imágenes.

Alvaro Diego Gómez Campuzano combina con entera libertad: el azar con lo determinado, los colores intensos y variados con el monocromatismo del acero inoxidable, y también, el atractivo de la texturas que estimulan la sensibilidad e invitan a una comprobación tácti', con argumentos geométricos que subrayan su racionalidad y que permiten vislumbrar las profundas reflexiones a que obedecer, sus propuestas.

Natural processes play a central role in the most recent work of this artist; rust, mildew and organic growth become the means through which his images are moulded.
Alvaro Diego Gómez Campuzano freely mixes randomness with determination; intense and diverse colours, with a monochrome stainless steel; attractive textures which stimulate sensitivity and invite us to perform textile verifications, with geometrical arguments that underline the artist's rationality and help us hint at deep reflections underneath his proposals.

Although he chose one of the most traditional and significant craft forms used in South America, Alvaro Gomez reveals a different conception, with a fresh and new approach to textile work. The setting of total geometrical forms-in opposition to repetitive patterns-confers upon his work a certain optical intention, a depth in the succession of planes, which appear not only uncommon in this field of expression, but underline also the of space character and the obvious architectural tendency of his production.

Gomez mixes cotton, acryl and silk in compositions of great precision (reinforced by tiny pieces of lead, which secure the verticality of its linear elements). The overlapping (superposition) of folds, combination of dense or transparent areas, scarce use of colour with its three-dimensional interest, contribute to the present work, which equally attracts through its references to total image, sensuousness of materials and precision of details.

 

Alvaro Diego Gómez Campuzano

Alvaro Diego Gómez Campuzano estudió arquitectura y paisajismo, disciplinas que condujeron su experimentación hacia las artes plásticas, y las cuales han incidido claramente en distintos momentos de su producción. Su trabajo ha sido presentado en importantes exposiciones colectivas, tanto en Colombia y otros países de América Latina, como en Estados Unidos y Europa.

A pesar de que algunas de sus primeras obras pueden considerarse planimétricas debido a su exigua tridimensionalidad, en realidad toda su producción parte de concepciones espaciales que han ido separándose paulatinamente de los muros, hasta convertirse en obras exentas. El artista ha utilizado textiles, chatarras, piezas metálicas, resinas, planchas de concreto y piedras en la ejecución de sus obras. En su producción más reciente los procesos naturales juegan un papel fundamental, puesto que la oxidación, el moho y el crecimiento orgánico son los medios a través de los cuales plasma sus imágenes.

Alvaro Diego Gómez Campuzano combina con entera libertad: el azar con lo determinado, los colores intensos y variados con el monocromatismo del acero inoxidable, y también, el atractivo de las texturas que estimulan la sensibilidad e invitan a una comprobación táctil, con argumentos geométricos que subrayan su racionalidad y que permiten vislumbrar las profundas reflexiones a que obedecen sus propuestas.




MARÍA ELVIRA ARDILA

Los nuevos conceptos del arte permiten interrelacionar expresiones y técnicas con otras disciplinas que tienden a borrar, un poco, su noción tradicional. El arte nace ahora de múltiples conceptos. Novedosos planteamientos permiten deconstruir, camuflar, desarrollar junto con otras disciplinas y otros procedimientos. Alvaro Diego Gómez, concibe su obra actual de esculturas y pinturas con base en procesos de descomposición de materiales orgánicos; realiza cultivos ferrosos sobre superficies sintéticas y materiales diversos en ambientes húmedos, para producir reacciones químicas de corrosión semejando explosiones en cadena de microcélulas. El proceso dinamiza el color dando una gama que va, desde el negro hasta los terracotas y amarillos, pintando y despintando superficies.

Esta innovadora técnica es el resultado de una minuciosa y paciente investigación con materiales tóxicos, ácidos, fijadores sobre diferentes recursos que aceleran y detienen los procesos de descomposición. También el agua, la luz, el fuego y el aire son agentes que combinan las reacciones químicas y ayudan a la creación de la obra.

Su obra tridimensional ha utilizado, desde diversas fibras sintéticas, naturales y resinas, hasta bandas transportadoras industriales, piedras, metales y materiales reciclados. Su temática se centra alrededor de su interés por las civilizaciones antiguas en contraste con la urbe contemporánea y los códigos universales. En su trabajo actual interpone figuras geométricas con siluetas de animales que se repiten alineadamente como jeroglíficos o petroglifos, cortes arquitectónicos, puntos y rayas. Estas últimas denotan la numerología Maya, hexagramas del 1-Ching y las primeras tarjetas perforadas de programación de computador.

The new art concepts lead to interrelating expressions and techniques with different disciplines so that, -slowly-, traditional notions begin to fade. Art now emerges from multiple concepts. Working side by side with other disciplines and procedures, novel approaches lead to deconstruction, camouflage and development. Alvaro Diego Gomez conceives his current sculptures and paintings by grounding them on processes that entail the decomposition of organic materials. Using different materials, ferrous cultures are developed on synthetic surfaces, under conditions of varying humidity, to produce corrosions that resemble chained explosions of micro-cells. By this process colour is dynamized and gives way to a range of painted and "dispainted" surfaces, in colours that go from black to yellow and earthy tones.

This innovative technique is the result of a patient and elaborate process of experimentation with toxic materials, acids ami fixatives, on different resources that accelerate or stop the decomposition processes. Water, light, fire and air are other agents that influence these chemical reactions and help create the work of art.

For his tri-dimensional work the artist has used diverse synthetic or natural fibres, resins and all the way to industrial conveyors, stones, metals and recycled material. His themes are focused around his interest in universal codes, in ancient civilizations in contrast with the contemporary metropolis. Geometric figures are interjected with animal silhouettes that repeat themselves endlessly: hieroglyphs or petroglyphs, architectonic cuts, points and lines. They denote Mayan numerology, 1-Ching hexagrams and the first perforated cards used in computer programming.

Espacios Ceremoniales

Espacios ceremoniales son escenarios solemnes y rituales en los que nos involucra Álvaro Diego Gómez, a través de un lenguaje arquitectónico nos conduce por trayectos atravesados por las relaciones que se dan en espacios dedicados a lo sagrado, en las que se involucran las prácticas religiosas y cosmogónicas, permitiéndonos así adentrarnos en un campo espacial de lo ritual. Es por esto que su obra se encuentra íntimamente ligada a una visión arqueológica, en la que los elementos que habitan el espacio tienen una connotación simbólica. Su interés por lo ancestral se evidencia en sus esculturas que pueden asociarse con figuras rituales precolombinas como los bastones ceremoniales, los Queros o los Quipus y los discos milenarios. Lo paradójico es que estas esculturas están realizadas a partir de bandas transportadoras industriales y materiales reciclados, cadenas que se tejen y se ensamblan de manera geométrica, lo que se contrapone a las sistematizaciones de las civilizaciones antiguas, y que tiene su origen en un interés por explorar las codificaciones actuales de la informática y la urbe contemporánea, es así que posee una inusual preocupación entre lo tecnológico y las codificaciones de las culturas mesoamericanas.

Sus esculturas trabajan formas básicas como el cuadrado, el círculo y el rectángulo que se van ensamblando con un método constructivo y formal, dobleces en las cadenas, seriales que se repiten y se encajan como armando un rompecabezas, formando un volumen que encaja correctamente las partes que se encuentran en diversa piezas. A su vez su pinturas son telas impresas en su taller, esta forma sui generis de pintar en la que realiza cultivos ferrosos sobre superficies sintéticas, en ambientes húmedos para producir reacciones químicas de corrosión. El proceso intensifica el color dando una gama de colores óxido que van desde el negro hasta los terracotas y amarillos, pintando y despintando superficie.

Estos pigmentos estables y no tóxicos que algunos han denominado colores de Marte por ser tonalidades que no producen contaminación alguna. A través de estos largos procesos de descomposición de líquidos y óxidos con los cuales fija planos arquitectónicos, fachadas o elementos urbanos, utiliza fijadores y ácidos para acelerar o detener el proceso, al comienzo era una técnica en la que el azar interactuaba de una manera contundente, hoy sus procesos son más controlados y la impresión se realiza de una manera controlada. Estas técnicas se asocian también con la biotecnología, en la medida en que son procesos que se realizan por medio fermentación y oxidación de elementos ecológicos.

La oxidación resulta vital en sus trabajos pictóricos, e incluso en algún momento Gómez se atrevió a afirmar que su trabajo en realidad no eran pinturas, sino registros de este proceso que depende de la acción, el medio, la atmósfera y la humedad, por esto mismo, su interés en este momento es instalar sus pinturas haciendo coincidir el espacio arquitectónico planteado, en este caso frisos y fachadas se involucran en el montaje, involucrando igualmente espacios interiores y planos de la ciudad perdida.

Arquitecto de formación, luego se adentrará en el mundo textil, de ahí se generarán sus primeras obras como los Aéreos telas tensadas como si fueran velas de barco, realizadas a partir de tejidos realizados en telar presentados en el IX Salón Atenas del Museo de Arte Moderno de Bogotá en 1984. Luego vendrán los grandes nudos similares a los Quipus, compuestos de cuerdas anudadas similares a ábacos, que han sido leídos como una escritura incaica, e igualmente como una forma de contabilidad.

Posteriormente, en 1987 será invitado a la Bienal Internacional de Lausana, evento reconocido mundialmente que se especializa en arte textil. Esta Bienal le dio una pauta para presentar Muro Interior obra planimetrica de un espacio interior a base de planos que se superponían.

Luego vendrá la serie de Los Mutantes, esculturas anudadas y de gran volumen, realizadas a partir de la tensión de fibras sintéticas de polipropileno. Su búsqueda se centrará en proporcionar la rigidez al material simulando láminas de hierro.

Esta serie fue realizada igualmente en tierra y en pequeña escala, combinando epoxicas, logrando un terminado que remite a formas orgánicas, similares a corales marinos, que en el montaje se colocan gráficamente, a la manera de un abecedario.

Sobresalen también sus esculturas minimal realizadas con piedras monumentales, tales son los casos de Hito presentada en el XXXIV Salón Nacional de Artistas, y que se compone de dos grandes bloques cuadrados de piedra presentados en posición angular dando la sensación de unos dados en equilibrio. De acuerdo con estos intereses encontramos Sin fin, trabajo ubicado en el campus de la universidad javeriana, y que está constituido por cuatro rectángulos de piedra de labor, de 200x100x50cm y de 3 toneladas cada uno, extraídas de las canteras de Bojacá, municipio aledaño a Bogotá. Estas piedras, situadas en círculo y cada una de ellas orientada hacia un punto cardinal, nos remiten a la imagen de un observatorio astronómico como el de Stonehenge y al mismo tiempo es una obra que se compromete con el espacio de la Universidad por inscribirse en la arquitectura propia de ésta, al ser un punto de encuentro y de orientación para el transeúnte habitual, convirtiéndose en un hito para esta institución.

Posteriormente, en su obra tridimensional Gómez ha utilizado diversas fibras sintéticas, naturales y resinas, bandas industriales, piedras, metales y materiales reciclados. De sus grandes nudos, pasará a un trabajo en láminas oxidadas en las que por medio de cortes de rayo láser dibujará figuras geométricas y las intercalará con siluetas de animales que se repitieran como series, a su vez ya explorará los planos arquitectónicos que hoy se ven en su pinturas, en estas esculturas realizará cortes de plantas arquitectónicos, puntos y rayas, que se asociarán con la numerología maya, los exágramas del I Ching y las primeras tarjetas perforadas de programación de computador.

Por otro lado, a principios de los 90 comienza a investigar en su pintura los procesos de descomposición orgánica que dan como resultado una serie de pinturas, en la que se cambia los medios tradicionales por pigmentos creados a partir de extractos de zanahoria, pigmentos, ácidos, con el paso del tiempo se crean también una serie de pieles de moho, el resultado una serie de paisajes abstractos en que lo aleatorio y agentes externos como la luz, la humedad actúan y producen diferentes reacciones químicas sobre el lienzo. Para el artista en este momento lo importante es investigar los ciclos de vida y muerte que pueden existir en la naturaleza.

Finalmente, con esta serie de obras se ponen en evidencia las relaciones entre arquitectura, escultura y entorno natural, como un patrón de pensamiento que quiere evidenciar una cosmovisión personal del mundo que siempre va a estar asociada a lo ancestral y a lo urbano.




ROBERTO GUEVARA

Crear en la expansión

Al desprenderse de las artes aplicadas y hacer camino propio, las artes textiles adquieren nuevos compromisos. La tradición varias veces milenaria de estas artes basada en el tejido se prolonga sin modificaciones sustanciales hasta ya entrado el siglo actual. Para un artista conservador como Jean Lurcat "la tapicería no es mes que un cartón (boceto) que se entrega a los "lissiers" para su ejecución; es la idea que corresponde al concepto del tapiz como una manera de "traducir" dibujos y pinturas al ámbito de los tejidos, como el famosos Aubusson. Pero el medio no tardó en experimentar grandes sacudidas, y materializó en pocos años una extraordinaria revolución de conceptos y de lenguajes. Dejaría de ser "soporte" para decoraciones impuestas, para convertirse en el verdadero protagonista de una nueva y revolucionaria proposición artística.

Con estas nuevas inquietudes, la tapicería adquiere posibilidades y opciones que antes no habían sido siquiera consideradas. No se trata de desprenderse de las funciones sociales y culturales que toda forma artística guarda respecto a la sociedad y época donde opera; por el contrario, la tapicería actualiza su papel para los requerimientos y condiciones de una nueva era. El tejido nace con las primeras formas de organización humana. Está en las culturales primordiales, como las del antiguo Perú y en muchas culturas de la América del Norte, África, Asia y Oceanía, como parte de un experiencia cuyo sentido profundo y solidaria es cobijar la cotidianidad humana, dar exaltación a las creencias, anudar relaciones con la naturaleza y significar de algún modo la trascendencia personal y comunitaria a través del gesto de crear, crecer, integrar y representar.

Alvaro Gómez nos brinda con sus proposiciones abiertas y llenas de posibilidades, la oportunidad de establecer un verdadero redescubrimiento de los poderes de estas artes textiles cuya nomenclatura se vuelve crítica, porque cada nombre que se les pueda atribuir se vuelve pronto una forma de limitación. Cuando vemos obras de artistas jóvenes y talentosos como Alvaro Gómez y de las grandes figuras que han abierto de par en par los alcances de este medio, sentimos por el contrario que la tapicería es hoy poi hoy uno de los lenguajes creadores contemporáneos de mayores oportunidades. Podríamos en este sentido, relacionar las búsquedas de Gómez con alternativas que se ofrecen al medio; dinamos que por ejemplo Gómez de la pintura explora en otros alcances el sentido del arte constructivista, cuando desarrolla la trama abierta y la hace sensible a los efectos visuales, como el "moire" y las transparencias estructurales. De la escultura puede participar con la formulación de volúmenes y relaciones internas, vinculantes, que sitúan la entidad artística en tres o cuatro dimensiones. Pero su mayor interés va sin dudas al desbordamiento del medio en el espacio, de una manera franca, entusiasta, casi luminosa; su obra adquiere en este aspecto proposiciones planimétricas, proyectos espaciales que flotan y evolucionan libremente en el aire, planteamientos ligados a las posibilidades de integración y cooperación de las artes textiles con la arquitectura interior, en busca de una creación ambiental conjunta, total y envolvente. Como Shila Hicks en los Estados Unidos, Olga de Amaral en Colombia, Magdalena Abakanowics en Polonia y Elsis Giauque de Suiza, entre algunos otros, Alvaro Gómez está interpretando alcances que apenas se habían presentido antes de la segunda guerra mundial, y que después de ésta van gradualmente alcanzando una importancia fundamental en la investigación artística contemporánea. Es desde luego un artista mucho más joven y su obra vive un momento de expansión y reconocimiento de poderes, que tiene el entusiasmo y la exaltación de un aleluya. En este sentido se aparta de las creaciones organicistas como las de Grau Garriga y sus seguidores, que buscaron ancestros, derivaciones telúricas y formas de sugerencias entrañables, pero siguieron atando la tapicería al muro y a conceptos más hieráticos. Gómez vive su pasión por el asombro de descubrir, trabaja en materiales que por siglos estuvieron dormidos y sumergidos por cargas ajenas, y con ellos busca la mañana fresca de los nuevos destinos. Consigue dentro de sí el ordenamiento riguroso del oficio, sin perder la libertad de diferir, alternar, arriesgar en nuevas oportunidades. Crear parece ser en este caso una forma primaria de la fe constitutiva que acompaña a todo hombre, y que nos hace creer que j habrá una mañana y un suelo para comenzar. Su obra es desdoblamiento. Sugiere, no impone.

Tiene bases firmes, pero aspira a lo no previsto. Es digna por que es respetuosa y aún devota a los materiales que impone de manera desnuda y directa, pero se desprende de toda sujeción y deja correr impetuosa la imaginación en la aventura de cada nuevo trabajo.




PIEDAD CASAS DE BALLESTEROS

La obra que ALVARO DIEGO GÓMEZ CAMPUZANO, trae a la 15 Bienal internacional de Artes Textiles de Lausanne, habla de una manera muy personal del momento que está viviendo la comunidad histórica, en las postrimerías del siglo XX. Ante la efemérides de los 500 años del encuentro de culturas Euro-Americanas, se ha despertado en la sensibilidad de los artistas Latinoamericanos, una necesidad de asumir por medio de su experiencia estética, una revisión del pasado, que descubre en la fuente inagotable de sus ancestros la posibilidad de nutrir sus hechos creadores. Gómez como otros artistas Americanos, sin proponérselo forma parte de un movimiento "el revisionismo crítico" que conjuga dos categorías: "lo ancestral y lo contemporáneo". En la obra "ornamento" no hay creación fácil, ni goce estético simple. Es parte de un sistema organizado por el artista, en donde descontextualizando los códigos originales de la técnica y el material, logra trascender la forma y expandir de acuerdo con la capacidad de interpretación del espectador las posibilidades mismas de comunicación.

 

This work by Alvaro Diego Gomez speaks in a very personal way about the historical moment lived by the community at the end of our 20th century. Before the five hundredth anniversary of the encounter between European and American cultures was commemorated, the Latin-American artists became conscious that a rereading of their past was necessary. By using their own aesthetic experience, they rediscovered their ancestors as an inexhaustible source for their own creation. Like other American artists, Gomez belongs to the movement called "revisionismo critico", which relies upon the two categories of the "ancestral" and the "contemporary".

There is no easy creation in "Ornament", nor is there a simple aesthetic pleasure. The work is one part of a system organized by the artist. The decontextualization of material and technique enables him to transcend form and to widen the very possibilities of communication, in harmony with the onlooker's capacity for interpretation.




JUDIT SÁROSDY

Alvaro Diego Gómez Campuzano es un artista propenso a la experimentación. Después de haber realizado distintos estudios de arte y prolongados experimentos de forma, en sus obras más recientes une los dos mundos de la escultura y del arte textil, ajenos el uno al otro.

El público húngaro por primera vez pudo conocer sus obras en la 8a Trienal Internacional de Pequeña Escultura de Budapest, en 1990. Sus Mutantes hechos de hilos multicolores de polipropileno y sus formas rebosantes de fuerza, enroscadas entre sí, eran portadoras de una rara duplicidad. Lo jocoso y lo dramático aparece de una manera más encubierta en sus obras recientes. Con distintas piezas de su serie subtitulada Ornamentos, ha participado con mucho éxito en 1992 en la XV Bienal Internacional de Arte Textil de Lausana, en la VII Trienal Internacional de Tapices de Iíódz y en la exposición de arte contemporáneo húngaro-iberoamericano "El huevo de Colón", en Budapest Gómez Campuzano piensa en series. El título de su último ciclo. Ornamentos, alude, entre otros, a las tentativas de disolver las barreras genéricas tradicionales. Los confínes de las artes plásticas y de las aplicadas son flexibles para él. Su sistema es sencillo y magnífico a la vez, como lo son las formas ancestrales y los mejores juegos. El material y la forma encontrados son su medida básica: la cinta transportadora de acero, que obedece al ingenio creador del escultor lo mismo que el hilo al alfombrista. Sus esculturas y nudos metálicos "flexibles" están compuestos de elementos herrumbrosos e inoxidables, así como la concatenación de las bisagras que los unen. La repetición rítmica de las figuras que recuerdan formas geométricas, las superficies lisas, brillantes y las ásperas y corroídas (que nunca se entremezclan en ninguna de sus obras) pueden originar toda una serie de asociaciones libres. Y es que, al ver las formas verticales y horizontales, y naturalmente el nudo (motivo principal que vuelve una y otra vez) - además de numerosas otras lecturas posibles -, no podemos dejar de pensar en el quipu, la ancestral escritura de los incas. Gómez Campuzano trata de dar respuestas modernas a preguntas ancestrales. Sus pequeñas esculturas de fuerza monumental y sus estatuas erigidas en lugares públicos plantean preguntas filosóficas: hablan de las grandes correlaciones del macro y del microcosmos. Su arte indagador de secretos universales expresa estos misterios valiéndose de un peculiar lenguaje -la tarea de descifrar el mensaje ya nos toca a nosotros.

 

FLEXIBLE ORDER

Alvaro Diego Gómez Campuzano is an experimenting artist. In his newest works of art, after different art studies and experiments with form, he can combine the indifferent worlds of sculpture and textile art.

The Hungarian public could see his works the first time at the 8th International Small Sculpture Triennial of Budapest in 1990. His Mutants, executed from colour polypropilene threads, being in the pink of power, winding to each other, bear some strange duality.

Playfulness and dramatic character appear in a more hidden form in his new works. The different pieces of the series , having the sub-title Ornaments, were successful in 1992 at the 15th International Textile Biennial of Lausanne, at the 7th International Tapestry Triennial in Eodz, and at the Columbus' Egg, Hungarian-Iberian-American contemporary visual arts exhibition in Budapest.

Gómez Campuzano is fond of series. The title of the newest cycle, Ornaments amongst other refers to the efforts to cancel the traditional borders of the art branches. The borders of visual art and applied art are flexible for him. His system is simple and great, just like the ancient forms and the best games. The found material and form became the etalon: the steel belt-conveyer is obedient to the artist's creative imagination like the thread to the carpet maker. His "flexible" sculptures and metal knots are built from the rusty and rust-proof elements and the chain of the joining hinges. The rhytmical repetition ot the conformations, reminding to geometrical forms, the smooth, glittering, rugged and corroded surfaces (which never mingle in one work of art) may cause free associations. Seeing the vertical, horizontal forms, and certainly the knot (the always returning main motive), though they can be read in different ways, we invitably think of the ancient Inca writing, the quipu.

Gómez Campuzano tries to give modern answers to ancient questions. His small sculptures, having monumental power, and sculptures placed in public squares, are about philosophical problems: they speak about the important connections of the macrocosmos and microcosmos. His art, searching universal secrets, composes these cosmical mysteries with the help of a peculiar language, however the deciphering of the message is our task.